• Home  / 
  • Consejos
  •  /  Cómo cambiar correctamente los pedales de la bicicleta

Cómo cambiar correctamente los pedales de la bicicleta

pedal-bicicleta

No importa los años que llevemos sobre la bicicleta, no solamente importa lo bien que se nos dé el ciclismo, la técnica del pedaleo, de la forma de agarrar el manillar o tener maestría en los cambios por ejemplo. Algo que se debe tener en cuenta es conocer la mecánica y cómo poder solucionar cualquier clase de problema mecánico que se nos presente en determinado momento.

Siempre hay que cuidar la bicicleta en todo momento y uno de los aspectos que hay que cuidar son los pedales, una de las partes más importantes de la bicicleta. Si los tobillos o las rodillas se ven resentidas puede ser porque los pedales estén en mal estado, por ello no debemos dejar de tener en cuenta una revisión periódica.

¿Qué hay que hacer para cambiar correctamente unos pedales?

El primer paso es desmontar los pedales y hay que utilizar una herramienta que permita que lo desatornillemos o los saquemos de su posición natural.
El pedal derecho hay que aflojarlo en el sentido contario a las agujas del reloj y el izquierdo a la inversa. Además hay que tener mucho cuidado a la hora de quitarlos dado que hay una pequeña arandela emplazada entre la biela y el pedal.

Cuando estén desmontados no hay que perderlos de vista y tenerlos controlados en todo momento. Muchos de los pedales actuales vienen marcados con una letra R (right) para saber que es el pedal derecho y L (left) para saber que es el pedal izquierdo.

Tanto si vamos a poner unos pedales nuevos como si queremos realizar un buen mantenimiento de los que tenemos hay que limpiarlos bien cuando se desmonten. Una vez hecho hay que lubricar la zona que hay entre el pedal y la biela para hacer que gire correctamente, lo que repercutirá mucho mejor en su movimiento.

Cuando los hayamos limpiado y lubricado correctamente tendremos que colocar de nuevo la arandela, después el pedal en la biela y asegurar bien el pedal con la llave correspondiente. El último paso es que cuando pensemos que están colocados, los giremos un poco para asegurarnos de que están correctamente colocados y ya estarán listos para salir a la carretera en cualquier momento. De esta forma tendremos el mantenimiento de los pedales hechos, y conoceremos un poco más nuestra bicicleta, algo que todo ciclista debería tener muy presente, pero no solo en cuanto a pedales sino en todos los puntos de la propia bicicleta.

Leave a comment: